¿Qué debemos que tener en cuenta la hora de pedir un préstamo?

Cuando vamos a solicitar un préstamo, nos dan una serie de datos que la mayoría no sabemos interpretar, entre otras cosas, porque nos lo dan en siglas.

 

Toma nota de ellas, así te resultará más fácil entender lo que te ofrecen los bancos:

 

El TIN o Tasa de Interés Nominal. Es decir, lo que nos cobrará el banco, caja de ahorros o entidad financiera para dejarnos el dinero. Suele ser un porcentaje fijo sobre el capital prestado, y puede ser anual o mensual. Esto último es vital que quede bien especificado en el contrato, pues el préstamo será más o menos caro dependiendo de una u otra modalidad.

Las comisiones. Es otro porcentaje del dinero por tramitar el préstamo. Pueden ser de apertura (por tramitar su concesión), de estudio (por valorar su solicitud), de amortización anticipada (penalización que suele cobrar el prestamista para recuperar los intereses que deja de ingresar cuando queremos amortizar capital para cancelar el préstamo antes del tiempo contratado) y/o gastos de notario (si se exige su presencia para firmar el préstamo; no esta incluida en la Tasa Anual Equivalente o TAE).

TAE o porcentaje resultante de una fórmula matemática normalizada que tiene en cuenta el TIN, las comisiones y el plazo de los pagos, pero no los gastos a terceros o los productos vinculados. A mayor TAE, más caro el crédito.

Los productos vinculados. Algunos bancos tradicionales solían exigir la contratación de otros de sus productos, pero no es obligatorio suscribirlos, como la formalización de seguros, tarjetas, planes de pensiones, cuentas corrientes con domiciliación de nóminas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »