Tendencias de la «Nueva Normalidad» a la hora de adquirir una vivienda

Tras la pandemia de COVID-19 han cambiado muchas cosas en nuestras vidas, como la rutina, el trabajo, y sobre todo la manera de pensar en cuanto a nuestra economía debido a la incertidumbre financiera que se plantea. Todo esto ha influido en el ámbito inmobiliario, tanto en la hora de comprar como de vender pisos. Esto ha producido que  haya una demanda fuerte en este sector.

Hemos recogido algunos puntos que creemos que serán determinantes para la evolución de este sector durante los próximos meses.

  • Demanda en inmuebles. Como hemos indicado ya anteriormente, en los meses siguientes va haber una gran demanda del sector inmobiliario, ya que la gente que pueda permitírselo ha cambiado su manera de pensar después del virus y busca un nuevo piso con otras características esenciales que antes les daban un poco igual, por ejemplo, ahora piensan en comprar viviendas  con terraza.
  • Precios decrecientes. Se prevé un decrecimiento del valor de los inmuebles de segunda mano (que ya se están empezando a notar bruscamente) entre el 10% y el 15% . De diferente modo pasa con la vivienda nueva, que tenderá a la estabilización de los precios y no se verá, por tanto, afectada por el ajuste de precios anterior.
  • Zonas vip para la vivienda. La necesidad de pasar más tiempo en casa, por ejemplo, con el teletrabajo obliga a los clientes a buscar pisos con mayor espacio, una gran luminosidad y comodidad. De esta manera, se va a incrementar el interés por comprar en ubicaciones alejadas del centro que aseguran paz y tranquilidad. Se ha notado un traslado de familias que vivían en el centro de la ciudad y ahora prefieren comprar viviendas en los pueblos que están a las afueras de la capital. 
  • Inversión en el sector. Se tendrán en cuenta las mejores zonas para hacerlo, siendo en primer lugar los barrios con precios asequibles, con una gran demanda de alquiler y con buenas comunicaciones y servicios.
  • Segunda residencia como segundo hogar. Debido al incremento del trabajo a distancia con el teletrabajo, va a provocar que las segundas residencias sean consideradas como un segundo hogar en el que pasar gran parte del año, y no solo en vacaciones o fines de semana. Este segundo hogar será tan querido como el primero y se estudiará bien por parte de los inquilinos que no les falte de nada.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »